domingo, 20 de septiembre de 2009

Un domingo en familia

Esta mañana nos hemos acercado a Valencia para reunirnos con la familia. Hoy íbamos a estar todos, incluída la rama saforenca, que hacía tiempo que no coincidíamos. De hecho, el pequeño de la casa ya camina solo.

Antes de vernos, nos hemos dado un paseo por La Alameda. Hoy era el día de la bicicleta, y las había de todos los tamaños y colores. Nos hemos encontrado con unos amigos, y uno de ellos "ha confundido" la bicicleta con unos patines.

Luego hemos dado una vuelta por el parque de Viveros, donde hemos corrido un rato detrás de Eyasu, hemos visto la jaula de los periquitos y hemos visto una exposición de fotografías de Senegal (cogiendo ideas para nuestra próxima exposición sobre Etiopía).

Después hemos ido a casa de los abuelos para esperar a la prima Mónica, que había ido a ver a la Yaya a Manises, y luego nos hemos ido todos juntos a comer. Como no teníamos reserva, el abuelo ya se ha puesto una miqueta nervioset, pensando que no íbamos a encontrar sitio para comer toda la tropa: 8 mayores y 2 renacuajos (siendo los más pequeños los que más ocupan, por aquello de las carrozas). En efecto, nos ha tocado caminar hasta el otro lado del río para poder encontrar un sitio donde descansar nuestros glúteos y llenar nuestros estómagos. Después de un par de baretos cerrados y uno sin espacio para aparcar las monturas de los peques, nos hemos acomodado en la terraza de una pizzería, donde hemos podido saborear unas pizzas muy grandes, pero muy finas. Suerte que ya no está mal visto llevarse las sobras a casa, porque ha sobrado bastante comida. Mi hermana se ha pedido una pizza marinera que más bien parecía una paella. Hoy merendará y cenará de lo mismo...

De vuelta a casa he preparado un par de chococcinos con la máquina de mis padres, y hemos seguido con el postre: tarta de piña, helados, fartons (xe, quina fartà!). Yo ya no he podido meterme ni una miga más en el estómago.

Luego hemos ido a llevar a Mónica a la estación de tren para que pueda volver a su casa (¡que tiene mostaza y todo!), y nada más salir del parking hemos tenido la mala suerte de ver cómo una moto se llevaba por delante a un peatón. Curiosamente la moto iba sola, ya que, no sabemos cómo, el motorista se había caido de la moto unos metros antes. Esperamos que se recupere pronto.

En fin, se acaba el fin de semana. Espero por lo menos tener el consuelo de que esta noche ganemos la medalla de oro en el Europeo de baloncesto. Eso sí, mañana la noticia de los deportes será nuevamente el corte de pelo de Cristiano Ronaldo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada